Guitarra barroca

Según la opinión de algunos teóricos, la guitarra barroca era, de hecho, una pequeña barrocavihuela provista de cuatro órdenes de cuerdas (cuyas afinaciones eran do, fa, la, re, sol, do, mi, la o bien fa, do, mi, la), mientras que la vihuela contaba con séis órdenes (afinados en sol, do, fa, la, re, sol). Ambos eran instrumentos cultos durante el siglo XVI -sobre todo la vihuela-, época en la que los vihuelistas españoles (Narváez, Milán, Mudarra, Pisador, Fuenllana, etc.) preferían aún la vihuela para sus composiciones. Al final de ese mismo siglo se dotó a la guitarra de una quinta cuerda, con lo cual la afinación más corriente pasó a ser la, re, sol, si, mi. Ello propició la difusión de la guitarra como instrumento culto, ya por encima de la vihuela, y su auge en otros países europeos, como Francia y, en menor medida, Italia. El rey francés Luis XIV era un gran aficionado a éste instrumento y contaba con varios guitarristas en la corte.

En el año 1606 apareció la primera obra teórica importante sobre la guitarra, Nuova inventione d’involatura per sonare li balleti sobra la chitarra espagnola, del italiano Girolamo Montesardo. El ejemplo cundiría muy pronto entre los teóricos españoles, primeramente de la mano de Luis de Briceño, Ruiz de Ribayaz y Francisco Guerau, y en última instancia por el máximo impulsor de este instrumento, Gaspar Sanz (1640-1710), con su Instrucción de música sobre la guitarra española (Zaragoza, 1674).

Durante estos siglos, el repertorio para guitarra no hizo más que crecer. El ámbito privilegiado de la guitarra fue, como desde su origen, la música para instrumento solista, si bien encontró también un uso muy amplio en el acompañamiento del canto e incluso, junto a otros instrumentos, desempeñando la función de bajo continuo durante el Barroco.

¿Cómo funciona?

La guitarra barroca es, como la guitarra actual, un instrumento de cuerda pulsada queguitarra barroca se solía tocar con las yemas de los dedos de la mano derecha, y menos frecuentemente con un plectro. La función de los dedos de la mano izquierda era la de variar la longitud de las cuerdas, y en consecuencia, la altura de las notas. Con la guitarra barroca se solían ejecutar líneas melódicas muy ornamentadas y desarrollar armónicamente sucesiones de acordes. Era idónea para el acompañamiento del canto y para la música solística, pues debido a la versatilidad de su sonido se adaptaba a cualquier género.

Curiosidades

Se atribuye a Girolamo Montesardo la invención de la técnica del rasgueado, introducida en su tratado de 1606.

El primer método de guitarra data de 1596 y se debe al músico y médico catalán Joan Carles Amat, cuya primera edición se ha perdido, si bien se conserva una impresión de 1626.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Guitarra barroca, 5.0 out of 5 based on 1 rating
This entry was posted in Cuerda. Bookmark the permalink.

Comments are closed.