Salterio

El salterio fue uno de los instrumentos más singulares de la cultura musical de Occidente, Salterioespecialmente durante la Edad Media. Se trata de un instrumento de cuerdas pulsadas, heredero de una especie de cítara llamada santur o santir, originaria de Persia.

Su documentación más antigua se recoge en textos babilónicos (1600-911 A. de C.). Su gran difusión la logró en el ámbito arábigo, ya en el siglo X, y penetró en Europa, a través del norte de África, una cenruria después. Sin embargo, san Isidoro (hacia 560-630) menciona una suerte de salterio “en forma de delta”. Éste modelo será habitual durante la Alta Edad Media, si bien a partir del siglo XII se convertirán en más usuales los salterios trapezoidales y rectangulares.

El salterio tiene especial importancia, habida cuenta de que se trata del origen de una genealogía de capital notoriedad: su sistema de pulsación, con plectros (púas), lo convierten en un directo antecesor del clave, la espineta y el virginal. De hecho, dichos instrumentos no son sino grandes salterios a los que les fue incorporado un teclado. Por contra, una variante de salterio, llamada dulcema y cuyas cuerdas eran percutidas con unos martillitos (no pulsadas), generó el clavicordio y su derivación, el fortepiano, que constituye la base del piano romántico que conocemos hoy.

Los documentos de las cortes y las casas señoriales atestiguan, a partir de los siglos XIII y XIV, una notable presencia de juglares tañedores de salterio, quienes intervenían en la música culta junto a otros instrumentos de dulce sonoridad, como las fídulas (violas de arco), órganos portátiles, mandoras (pequeños laúdes) y flautas. Esta estructura instrumental puede advertirse en plurales muestras iconográficas, en especial en retablos de tema mariano, tal como acaece en obras de artistas del último tercio del siglo XIV y primera mitad del siguiente, como Pere Serra o el posterior Jaume Huguet.

salterio1El espécimen reproducido en las tablas de estos pintores es análogo al salterio de la fotografía y responde al llamado salterio gótico, con los lados curvados hacia el interior, forma triangular, oído central (casi siempre una roseta), y cuerdas en disposición horizontal, por lo común de metal, siendo predilectas las de plata. Con el advenimiento de los instrumentos de tecla y cuerda en el siglo XV, el salterio experimentó un declive y fue relegado a un uso doméstico.

¿Cómo funciona?

El modelo triangular o gótico, que fue el más importante, se tocaba apoyado en vertical contra el pecho, a la menera occidental, ya que los árabes tañían los salterios horizontalmente sobre sus rodillas o sobre una mesita o soporte. La parte más estrecha quedaba emplazada hacia abajo. El músico usaba un plectro -muchas veces plumas de cuervo- para cada mano, pero no era infrecuente el uso de unos dediles metálicos provistos de una púa. Aunque las cuerdas eran comúnmente de metal, había salterios provistos de cuerda de tripa, con lo que su pulsación se efectuaba con los dedos. El contacto del plectro con una cuerda producía un sonido dulce y nítido.

Curiosidades

En muchos códices miniados podemos advertir como el salterio aparece en manos de profetas y padres de la iglesia, otorgándole un valor emblemático relacionado con la divinidad.

La primera grafía castellana, psalterio, referida al instrumento musical se encuentra en la obra de Gonzalo de Berceo (hacia 1180-1250) Los milagros de Nuestra Señora.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.3/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 5 votes)
Salterio, 4.3 out of 5 based on 3 ratings
This entry was posted in Cuerda. Bookmark the permalink.

Comments are closed.