Trombón

El término “trombón” deriva de la palabra italiana trombone, que a su vez es aumentativo trombonde tromba (trompeta). La ilustración fidedigna más antigua de un trombón se remonta al siglo XV. El nuevo instrumento -de hecho una trompeta baja- se debió a la exigencia de un miembro más grave de la familia del metal. En el resto de Europa este aerófono se denominó sackbut (en inglés), saquebute (en francés) o sacabuche (en español), por su semejanza con el arma arrojadiza de ese mismo nombre.

El trombón moderno ha cambiado muy poco en su forma básica respecto de su antepasado medieval. Durante los siglos XVI y XVII, el timbre dramático e impresionante del sacabuche lo hicieron inmensamente popular en todo tipo de música. En la ópera, el sonido de los trombones se asoció tradicionalmente con las escenas “infernales”. También acompañaba a las voces en la música eclesiástica.

Por alguna razón desconocida, la popularidad del trombón mermó durante el siglo XVIII, aunque continuó usándose en “iglesias y solemnidades”. El historiador Charles Burney dice que fue casi imposible encontrar trombonistas para el festival del centenario del nacimiento de Haendel en 1785.

Pero, hacia el año 1800, el instrumento iba recuperando de nuevo popularidad. Era la época de la restauración de las bandas militares y el trombón era ideal en ese contexto musical. Por la misma época empezó el trombón a introducirse con fuerza en la orquesta sinfónica. El “coro” habitual de dos tenores y un bajo llegó a ser el grupo orquestal trombonaceptado.

El trombón consta de dos partes separadas: la campana o pabellón (el extremo abocinado del tubo) y la vara (sección móvil del tubo). La campana representa aproximadamente un tercio de la longitud total del tubo. Al sacar la vara al tope, el cuerpo del instrumento puede alargarse casi en dos tercios.

Para que el instrumento trabaje bien, es importante que la fricción entre la vara y el tubo interior sea mínima. En el trombón moderno, las aleaciones de fricción baja y las técnicas de chapado especial facilitan el movimiento suave de la vara.

¿Cómo funciona?

De un tipo de metal, cualquiera que sea su longitud, solo puede obtenerse una serie de notas restringida. Pero al cambiar esa longitud es posible un nueva gama de notas. Un instrumento con capacidad para cambiar el largo de su tubo puede tocar una serie cromática de notas (la escala completa con sus alteraciones). El trombón lo consigue con el empleo de la vara. Esta puede adquirir siete posiciones diferentes, cada una de las tromboncuales ofrece al ejecutante una serie diferente de notas. Al manipular las diversas posiciones de la vara, el trombonista es capaz de tocar una gama completa de notas, dentro de la extensión normal del instrumento.

Curiosidades

La vara del trombón corresponde a las válvulas de otros instrumentos de metal, pero empezó a utilizarse hace aproximadamente cuatro siglos.

El trombón es en realidad la evolución de una trompeta tañida por los cultos ministriles de la corte de Borgoña. En los textos de cancillería aparecen citadas con frecuencia las “trompettes des ménestrels”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
Trombón, 5.0 out of 5 based on 4 ratings
This entry was posted in Viento. Bookmark the permalink.

Comments are closed.